AUDIOVISUAL AMATEUR EN INTERNET

Por Adriana M Moreno (CEIICH-UNAM)[1]

Este texto contiene apartes de la ponencia titulada Homecasting: Ecos del pasado, dualidades del presente”, presentada por la autora en el año 2015 en el Congreso de la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación.

Al igual que con los cambios que se produjeron al introducir la luz eléctrica en las ciudades modernas, convirtiendolas en espacios que nunca dormian, cuando la iluminación rompió la idea de la ciudad ensombrecida, ajena al ciudadano, para “evidenciarse” ante éste, en perpetua exposición y aparente transparencia (Hernandez, 2010), una ciudad que podía ser recorrida a cualquier hora gracias a la iluminación, actualmente vivimos también una suerte de continuum consustancial, un vuelco en la temporalidad del sujeto producido por un régimen de deslumbramiento permanente (Virilio, 1998). Estos flujos continuos, este on-line constante, este no poder desconectarse, trastoca en formas similares la discontinuidad de los ritmos, lo que obliga a los sujetos a estar actualizándose constantemente para ir adaptándose ante esta incesante producción de lo nuevo; que mejor ejemplo de ello que la obsesiva actualización de nuestros perfiles en las redes sociales virtuales. Menos aún debe perderse de vista, que este supuesto carácter comunitario, colectivo e incluyente, calza perfectamente con los intereses económicos presentes desde las ideas fundadoras de la denominada web 2.0 como la red participativa, en donde es posible producir (a bajo costo, si es producido por los usuarios) casi cualquier tipo de contenidos: la red en la que el usuario está en el centro; de esta forma, nos convertimos, todos nosotros, en la más rentable y exitosa aplicación imaginada, pues a partir del mundo web 2.0, la killer App, somos los usuarios.

Volviendo a la cotidianidad y a los flujos, vale la pena preguntarse ¿Cómo es que lo insignificante se torno trascendente a través de las auto-narraciones de todos los días puestas a circular en la red?. Estos dilemas de la autorepresentación que antes de Internet se estudiaban en los encuentros cotidianos cara a cara, en las relaciones interpersonales, en el circulo presencial y cercano de familia, amigos y trabajo, pasaron a tener un nodo importante de acción en la sociedad conectada en red, manejada no olvidemos, por intereses de mercado. Así las cosas, aunque ahora pareciera que tenemos el poder de representarnos a nosotros mismos y de poner a disposición de millones esa auto-representación, este acto pequeño y personal se ha convertido también en parte de un complejo entramado de poderes que ha interesado de manera muy especial, a las grandes industrias del ocio y el entretenimiento.

En cuanto al audiovisual se refiere, independientemente de los videos caseros que se suben diariamente a portales como YouTube con la intención específica de lograr el llamado golpe de suerte, la fama y la popularidad de la viralidad, es innegable que el portal se ha convertido también en un reservorio de otros tantos videos que no tienen esta intención y que con el tiempo han ido transformándose, querámoslo o no, en un inmenso archivo de pequeñas historias personales, registradas en imágenes fijas o en movimiento, emparentadas con practicas de la memoria mucho más antiguas que YouTube pero que hoy en día podemos recorrer a la velocidad del clic. Videos de primeros pasos, cumpleaños, vacaciones, graduaciones, bodas, en fin, todo un repertorio de los eventos memorables en la vida de un ser humano, cuyas evidencias hasta hace unas cuantas décadas, estaban archivadas en álbumes de fotografías o en videocasetes, los cuales solo era posible mostrar a familiares y amigos en encuentros personales en los que además era necesario contar con una serie de aparatos para su reproducción. En YouTube, el numero de videos caseros en donde se muestran eventos familiares y niños pequeños son millones. Para enero de 2015, al hacer una búsqueda con la etiqueta general “home video” aparecen 224 millones de resultados; hay mas de 2 millones de videos en los cuales se registran celebraciones de 15 años. Bajo la etiqueta “baby eating” pueden observarse mas de 2 millones y medio de videos y para “bebe comiendo” (en español) mas de 100 mil; un numero similar se registra para las etiquetas “bebe caminando” y “baby walking”. Todas estas imágenes, hechas por “cualquiera”, perdidas en el mar de información de Internet, conforman un importante numero en el volumen total de producción de videos caseros en la red e irremediablemente nos remiten a las escenas históricas de las primeras imágenes en movimiento, que nos llevan a pensar en la necesidad humana de contarse y preservarse a si mismo y al entorno a través de imágenes, sonidos y relatos; es decir, las imágenes como prueba de quienes somos, del tiempo y el lugar en el que habitamos.

Un pequeño ejercicio de comparación, que por demás resulta interesante para establecer toda suerte de conexiones, nos muestra las imagenes del bebe comiendo de Lumiere que data de 1895 frente a una escena de un bebe comiendo grabada en 2012:

“Le Repas de bébé” – Lumiere (1895)

“Power of Gangman Style” – Andrew Tsai (2012)

A pesar de los más de 100 años de diferencia entre la captura de imágenes en movimiento de los Lumiere y los Tsai, podríamos establecer muchos elementos comunes -desde los más banales hasta los más profundos- que siguen estando presentes en ambas piezas audiovisuales: la silla de bebe, la cuchara, la comida, la mesa, incluso los gestos de ambos padres y de ambos bebes son muy similares. Las conexiones son tanto temáticas, como formales: la cámara fija, el tipo de plano, la acción sucediendo sin más, nos hablan quizás de necesarios procesos de cognición que se dan a través del manejo de los aparatos, en este caso las cámaras (de cine o de video) y que hasta hace poco tiempo estaban reservados a unos pocos poseedores de este “conocimiento experto”, pero que ahora, con el acceso, parecieran estar disponibles para quien quiera aprender, es decir, para quien tenga un poco de tiempo y curiosidad y se permita “probar cosas” con su cámara digital.

Este breve planteamiento busca evidenciar que el estudio del audiovisual amateur en Internet no puede entenderse a través de los postulados clásicos de los estudios audiovisuales, en donde el análisis formal y de uso del llamado lenguaje audiovisual es protagonista; por el contrario, estas nuevas perspectivas, de la mano de los estudios culturales, los estudios visuales, la antropología y la sociología de la tecnología entre otros, proponen otras preguntas. En lo personal se me ocurren unas cuantas: ¿Qué pasa cuando es justamente el flujo de lo banal y lo cotidiano lo que pareciera acercarnos al goce estético contemporáneo? ¿nos enfrentamos a una cotidianidad hecha, actuada, construida y puesta en escena para ser publica y a la manera del reality televisivo conquistar a un auditorio expectante?, ¿cuales son los cambios que se están generando gracias al posicionamiento de estos nuevos espacios ya no biográficos si no más bien auto-narrativos? ¿cuánto de nuevo hay en las formas en las que estos nuevos creadores aprenden y se familiarizan con la técnica a partir del uso de aparatos para registrar audio y video en la vida cotidiana?.

[1] Becaria posdoctoral en el Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades CEIICH-UNAM. (México). Doctora en Comunicación por la Universidad Nacional de la Plata, Argentina. Magister en Estudios Culturales y Reaizadora de Cine y Televisión por la Universidad Nacional de Colombia.  https://unam.academia.edu/AdrianaMoreno

Referencias:

Hernández, M. (2010). El descredito de la visión. Pasaje urbano, fotografía y verdad. Revista La Fuga, Dossier “Lugares y Perspectivas de la Teoría”.

Virilio, P. (1990). El ultimo vehículo. En: Videocuturas de fin de siglo. Madrid: Cátedra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s